Acabo de enviar el siguiente mensaje, junto con la carta de apoyo a la neutralidad en la red (se puede enviar usando este sistema automatico de envio a nuestros parlamentarios europeos).

Creo fundamental para la democracia que se mantenga la neutralidad en internet. Los contenidos y aplicaciones que los ciudadanos usan en la red no deben ser límitados bajo ninguna circunstancia, y sólo deberían ser intervenidos por orden judicial.

Esto es básico para garantizar la libertad de expresión. ¿Se imaginan que correos dejase de entregar las cartas de una cierta compañia o un partido político? Pues sería lo mismo. Lo disfrazan con tecnicismos y lo excusan hablando de derechos de autor pero lo que buscan son unicamente sus propios intereses, no los de los ciudadanos en general.

La red debe ser LIBRE. Los delitos o faltas deben perseguirse por medios democráticos. Lo contrario sería ir hacia un regimen totalitario, y la historia ya nos ha enseñado todo el mal que pueden hacer.